08 marzo 2013

La llave de Miraflores

En las elecciones del 7 de Octubre de 2012 el presidente Chávez (QEPD) venció al gobernador de Miranda Henrique Capriles por 11% (55-44) esto con una participación del 80% de los inscritos en el REP. En las elecciones regionales de Diciembre de 2012 el chavismo venció a la oposición por una diferencia similar 55%-45%, esto con una participación de 54%. Finalmente en base a la encuesta de Hinterlaces del pasado mes de Febrero tenemos entonces que la intención de voto Maduro-Capriles sigue unos patrones similares 55%-45% (ver Calentando Motores).

A primeras luces uno pensaría entonces que el candidato del gobierno, en las ya inminentes presidenciales que se avecinan, se impondría al candidato de la oposición. Por esto la mayoría de analistas, yo incluido, coinciden que el oficialismo debería convocar a elecciones a la mayor brevedad posible. 

Sin embargo, pareciera que hay un deseo dentro del chavismo de no ser tan rápidos y tomarse unas semanas más y pareciera más bien la oposición la que desea que se realicen elecciones cuanto antes. Una vez más pareciéramos estar en el mundo al revés que a veces es Venezuela. David Smilde llega a ponerlo con cierta sutileza en el blog de política venezolana que modera (Venezuelan Politics and Human Rights). Yo voy a tratar de responder esta pregunta que el se hace (que están pensando estos actores políticos ) pensando en la estrategia política que puede estarse planteando. Yo creo que la clave estará en la movilización chavista y por eso presento estas dos consideraciones:

Primero.- La abstención
La abstención en una elección puede ser de tres formas. Primero, puede dividirse equitativamente entre los distintos actores; este fue el caso de las regionales del 2012 y también suele ser el caso general. Segundo, puede beneficiar al gobierno; como la abstención de las regionales del 2004 y las parlamentarias del 2005. Y tercero, puede beneficiar a la oposición; como en el referendo del 2007. 

Con respecto a la posible abstención de la ya venidera elección presidencial del 2013 hay que considerar que el fervor pro-Maduro no es tan movilizador como lo es el efecto Chávez. Del lado opositor no habría grandes dudas y en principio se esperaría que quienes sufragaron por Capriles en 2012 lo vuelvan a hacer en 2013; aunque a veces con la oposición esto nunca se sabe… lo mismo se esperaba en las regionales 2012 y no fue así. Por lo tanto podría pensarse que del lado del oficialismo les puede preocupar que disminuya la participación de sus simpatizantes.

Segundo.- El panteón 
Entra aquí la estrategia política. El artículo 187 de la Constitución Nacional estipula que para poder ser honrado en el Panteón Nacional deben haber pasado 25 años desde el fallecimiento, por lo tanto para que los restos del presidente Chávez puedan recibir este reconocimiento se debe entonces reformar la Carta Magna. 

Un evento electoral que consulte a la población sobre este particular será muy emotivo y movilizará a los millones de simpatizantes del chavismo que en estos días están de duelo tras fallecimiento de su comandante presidente.


Se puede ver entonces que el referendo sobre si modificar o no el artículo 187 podría usarse como motivador no solo de una alta abstención (para resolver un posible dilema de baja participación oficialista) sino también para reforzar la relación Chávez-Maduro y hacer uso del porta-aviones que siempre fue Chávez. En base a esto no es de extrañar que en el gobierno vean con buenos ojos la posibilidad de posponer las elecciones presidenciales para que coincidan con el referendo constitucional.

2 comentarios:

  1. Iñaki:
    Es posible que la oposición permita que el cuerpo de Chavez sea puesto en el panteón sin necesidad del referendo? Me parece una excelente estrategia. Evitarías que pudieran jugar la carta elecciones+referendo y además quedarías en excelentes términos con el Chavismo de base. Saludos

    ResponderEliminar
  2. El problema es que la constitución dice que tienen que pasar 25 años. Pero si hubiese una buena forma de hacerlo sería buena estrategia

    ResponderEliminar